Browsing: COLUMNAS

Que a pesar de esta política de represión y hostigamiento, manifestamos que seguiremos con nuestra actitud de asumir la prisión con dignidad denunciando las constante vulneración y violaciones a los derechos humanos en este penal y que hoy sigue afectando a un conjunto de comuneros mapuche que se encuentran prisioneros por luchar por reivindicaciones políticas y territoriales.

Según la mirada del nuevo gobierno de Argentina, estas medidas que licúan los salarios y el ingreso se implementan en función de evitar una crisis de una mayor magnitud. El presidente incluso sugirió que en el caso de no aprobarse en el congreso su ambicioso programa de reformas de carácter refundacionista llegará una posible «catástrofe social de proporciones bíblicas».

Así, crear un problema ficticio con toques cinematográficos por la vía de secuestrar un desertor del ejército venezolano, un militar de baja graduación que en absoluto importa algún peligro o amenaza para Maduro y su gobierno, obtiene la puntual colaboración de la prensa uniformada chilena, esa vergonzosa fábrica de mentiras y medias verdades.

Por arriba está claro quiénes son los sujetos que le ponen nombre a la discusión por la hegemonía. Está pendiente la cuestión por abajo, lo que se define en la dinámica de organización y lucha del pueblo, tanto como en la crítica al capitalismo actual y la orientación de una estrategia de poder en contra del régimen del capital, una ausencia de época en la etapa actual del capitalismo.

Para reconstruir un proyecto revolucionario, los efectos de los últimos setenta años exigen repensar sin tabúes, pero sin tabula rasa, las relaciones entre el plan y los mecanismos mercantiles, entre el plan y la autogestión, entre la democracia política y la democracia social, la transformación del trabajo y de la producción, las relaciones sociales entre los sexos, las relaciones de la sociedad con la naturaleza, la condición del individuo y el estatuto del derecho. Tal proyecto es una guía para la acción y una obra de construcción permanente.

Esa misma derecha que ha logrado controlar a los más bravos zurdos del pasado, esos que hace años fueron perseguidos en un intento por exterminarlos, a esos que le mataron no se sabe a cuántos de sus más valiosos militantes, esos que dejaron todo por combatir la dictadura y esos en los que hay muchos que prefirieron morir que entregar a sus camaradas o traicionarlos.

La gran mayoría somos sólo consumidores de noticias. Raras veces protagonistas reales de ellas, salvo en la crónica roja. Esta es la base de la “democracia” de mentira en que vivimos.