Browsing: Economía

Mediante cadena nacional de medios masivos de comunicación, el Jefe del Estado Plurinacional de Bolivia, Luis Arce, con firmeza, claridad y convicción, se refirió a los dolores sociales y daños en todas las dimensiones que comportó el paro cruceño promovido y convocado por el llamado Comité Cívico Interistitucional, cuyos procedimientos fascistas y criminales que dejaron una estela de muerte, heridos, violaciones grupales, entre innumerables delitos, sólo persiguió intentar desestabilizar al Gobierno Nacional, sin ningún éxito.

Los dirigentes populares exigieron al gobierno nacional que, luego de 5 meses de espera, dé respuesta a los 218 acuerdos firmados, y aclararon que los beneficios pactados son para todo el país y no sólo para las agrupaciones negociadoras. Asimismo, puntualizaron que continúan en pie de lucha, único camino con el que cuentan para defender sus derechos.

Hace mucho tiempo que la FIFA se ha ido convirtiendo en sinónimo de corrupción. Pero lo que se ha visto con el actual mundial de fútbol en Katar ha rebasado todos los límites.

En el siguiente audio, el vocero de la comunidad mapuche se refiere al control territorial que vienen ejerciendo sobre territorios ancestrales de la zona y a la represión policial militarizada del Estado chileno, que actúa como guardia privada de las industrias madereras y extractivistas de la zona, y los grandes terratenientes.

El verdadero objetivo de los aumentos de las tasas de interés no es detener una espiral de salarios-precios, sino aumentar el desempleo y debilitar el poder de negociación de los trabajadores.

De acuerdo al INE, “las personas ocupadas informales son quienes trabajan de forma dependiente, pero sin acceso a seguridad social (salud y AFP) por su vínculo laboral. También lo son aquellas que trabajan de manera independiente en una empresa, negocio o actividad que pertenece al sector informal. Los familiares no remunerados del hogar también se consideran personas ocupadas informales”.

Lo que Calvo no dijo fue que el paro sólo se sostenía por bandas paramilitares que durante más de un mes cometieron crímenes de sangre, violaciones en grupo, dejaron una estela incontable de heridos, incendiaron sedes sindicales del campo y la ciudad, destruyeron y saquearon pequeños comercios, amenazaron al pueblo trabajador, interrumpieron mediante el terror y muchas veces narcotizados los servicios de emergencia de salud y educación, sin contar los daños económicos que causaron a la población departamental, entre varios otros delitos que están siendo procesados por la justicia.